google-site-verification: google46388f1eb819cd28.html Todo es uno: La inconfundible letra de Enrique Santos Discépolo

sábado, 24 de septiembre de 2016

La inconfundible letra de Enrique Santos Discépolo

Tormenta

Aullando entre relámpagos,
perdido en la tormenta
de mi noche interminable, Dios,
busco tu nombre.
No quiero que tu rayo
me enceguezca en su fulgor
porque preciso luz para seguir...
Lo que aprendí de tu mano
no sirve para vivir.
Yo siento que mi fe se tambalea,
que la gente mala vive, Dios,
mejor que yo.
Si la vida es el infierno
y el honrao vive entre lágrimas,
cuál es el bien
del que vive en nombre tuyo
limpio, puro... para qué.
Si hoy la infamia da el sendero
y el amor mata en tu nombre, Dios,
lo que ha besao,
el seguirte es dar ventaja
y el amarte, sucumbir
al mal.
No quiero abandonarte, yo,
demuestra una vez sola
que el traidor no vive impune, Dios,
para besarte;
enséñame una flor
que haya nacido
del esfuerzo de seguirte, Dios,
para no odiar
al mundo que me desprecia
porque no aprendo a robar.
Entonces de rodilla en los guijarros
hecho sangre, moriré con vos.
¡Vení, Señor!
Si la vida es el infierno
y el honrao vive entre lágrimas,
cuál es el bien
del que vive en nombre tuyo
limpio, puro... para qué.
Si hoy la infamia da el sendero
y el amor mata en tu nombre, Dios,
lo que ha besao,
el seguirte es dar ventaja
y el amarte, sucumbir
al mal.

Letra y música: Enrique Santos Discépolo