google-site-verification: google46388f1eb819cd28.html Todo es uno: La maldad, la música, la poesía...

sábado, 19 de agosto de 2017

La maldad, la música, la poesía...


Decía Inmanuel Kant: "Donde hay música no puede haber mal"... (No estoy muy de acuerdo con mi amigo)... Y Aristóteles ensalzó a la poética en sus diversas formas y artes...
Y sí, la poesía, es, en sí mismo, esencia fundamental, subyacente y emergente de todo y del Todo. Es así que podríamos considerarlo superlativo; mas, se trata de hacerlo evidente desde su espíritu, mediante el privilegio del "determinado" poeta, quien es como herramienta y vehículo que define en arte esa esencia de la poesía; sin embargo, es "insondable el corazón del Hombre", dice un Libro (Biblia), y es así que, entonces, la maldad puede afectar lugares... y seres impensados...
¿Será tal vez, como dijo, Nietzsche?: "Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti."
Ironizando un poco, dijo Oscar Wilde: "Como mala persona soy un completo desastre. Hay montones de gente que afirman que no he hecho nada malo en toda mi vida. Por supuesto sólo se atreven a decirlo a mis espaldas."
Pero claro, la vida es una dialéctica inextricable... "El mal es vulgar y siempre humano, y duerme en nuestra cama y come en nuestra mesa." Dijo, Wystan Hugh Auden. Tan así, que a veces pueden ser, hasta nuestra madre, nuestro padre,  nuestros hijos. Más en unos que en otro...
Se me cruza en la mente algo de la trágica vida de Arthur Rimbaud... poeta y su poesía,  que desembocó luego en otras "licencias"...
Pero es bueno rescatar lugares, como este,  virtual, que nos atañe en este momento, donde existe la poesía de la amistad, que muchas veces es, hasta  más contundente y verdadera que en nuestra otra realidad paralela y supuestamente más tangible... y que siempre tengamos esta posibilidad de luchar y elevarnos en medio de un mundo avieso.