google-site-verification: google46388f1eb819cd28.html Todo es uno: Disfrutemos

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Disfrutemos


Una vez más aquí, en esta vorágine irrespetuosa del tramo final del año, con sus fiestas, que (acaso) conlleva el espíritu que debiera...
No siempre es así.
Digo acaso, porque, el humano suele tener la tendencia, no de fluir, sino de intentar saltar más allá de su ombligo, y esforzarse tras el viento de lo vano, en donde, en lo íntimo del seno familiar, se avienta a la fragua, y se elevan las presiones; el halar hacia aquí y hacia allá a las voluntades de unos y otros, pisoteando las libertades, para convertirse, lo que debiera ser un regocijo, en cargas de amarguras de diferentes niveles de peso...
Y uno de los errores estriba, en que casi siempre hay uno, o dos, o tres, que quieren imponer las cosas a su manera; alguien con la batuta auto-asignada, y que en su afán arbitrario desafina el concierto...
Un adornito de más o de menos puede llegar a ser calamitoso. O si un turrón que falta, o si una bebida, o si un horario, o si un viaje... Y aquello de: ¿con quien vas a pasar?... Que si en la casa de tu novia, o si en lo de tu tía o con el gato, o con el loro... Que si vas allá, entonces yo aquí, y etc, etc.
Supongamos que hasta esto sea divertido (ponele), y entonces disfrutemos... Acaso.